10 ago 2022

APUNTES Y ACRÓNIMOS DE SANIDAD TÁCTICA


 RESPUESTA CON TIRADOR ACTIVO

El Consenso Hartford recomienda que una respuesta integrada para tirador activo debe incluir las acciones críticas contenidas en el acrónimo THREAT:

1.  Eliminar la amenaza (Threat suppression)

2.  Control del la Hemorragia (Hemorrhage control)

3.  Extracción Rápida a zona segura (Rapid Extrication to safety)

4.  Evaluación por personal sanitario (Assessment by medical providers)

5.  Traslado para el tratamiento definitivo (Transport to definitive care)

EVALUACIÓN DEL PACIENTE

En la medicina táctica, si estamos en este momento, es porque ya se realizó la primera fase del TCCC o TECC, es decir, el peligro ha sido neutralizado y nos hemos puesto a cubierto, si nuestra vida no corre riesgo estamos listos para ayudar.


El protocolo MARCH en medicina táctica, es el protocolo de atención rápida en el terreno donde los recursos y el tiempo son limitados.

 Se busca identificar las amenazas a la vida

El acrónimo MARCH significa: 

Massive bleeding ( sangrando masivo).

Control de Hemorragias Masivas: presión directa, torniquetes homologados para extremidades, o vendajes hemostáticos

 

Airway ( vía aérea).

Abrir y mantener la vía aérea: maniobras manuales o dispositivos básicos.


Respiration (Respiración).

Descompresión, Ventilación, Oxigenación si es necesario.


Circulation (Circulación).

Acceso Vascular (hipotensión permisiva*), control Shock, Ácido Tranexámico (ATX).

*Presión Sistólica entre 80 a 90 mm de Hg


Head trauma/ hypothermia (traumatismo craneal/ hipotermia

Prevenir y/o tratar la Hipotermia. Control y manejo del TCE.

*“Triada Mortal”: acidosis, coagulopatía e hipotermia


PROTOCOLO IBERO

 El protocolo IBERO es un protocolo de respuesta, es decir, se activa desde el inicio del ataque, para adaptar la respuesta y que ésta sea lo más eficaz y rápida posible, pues de ello depende cuál va a ser el saldo final de víctimas.

 Por ello, se deben distinguir dos grupos principales de acción, los primeros intervinientes policiales y los primeros intervinientes sanitarios.

El significado del mismo responde a las siglas:

  Información del incidente.

Información al centro coordinador de emergencias (112): Detalles sobre el lugar del suceso y tipo de evento o instalaciones, Número de víctimas

 

  Bloqueo de la amenaza.

Bloqueo pasivo de la amenaza: Protégete/Corre-Escóndete-Lucha/Alertar-Socorrer

Bloqueo activo de la amenaza: Primeros intervinientes policiales.


  Escalonamiento de los servicios de emergencia.

Zona caliente: Personal con capacidad de respuesta armada. Se corresponde con la zona donde se bloquea activamente la amenaza.


Zona templada: Protección y control sobre los individuos que acceden a la misma, solo tiene personal autorizado. Área de clasificación y triaje de heridos. Personal con equipos de protección individual: chalecos y cascos balísticos e identificación clara de personal sanitario. Protegido por las fuerzas y cuerpos de seguridad.


Zona fría o segura: PMA, PSA. El personal de emergencias no armado puede operar con liberad. Recomendable contar con una zona alternativa para una posible reubicación de urgencia.

 

  Respuesta y rescate.

Neutralizada la amenaza se da una tercera fase, fase aseguramiento y desactivación. Asegurar la zona frente a posibles amenazas secundarias: explosivos ocultos, atacantes camuflados entre las víctimas o apoyos para poder atacar a los intervinientes.

Organizar pasillos seguros de salida. Posibilidad de acercar el área de clasificación y triaje  para reducir el esfuerzo de los acarreos y traslados

→ Integración de modelos de equipos táctico-sanitaria en incidentes armados con múltiples víctimas. Equipados con cascos y chalecos de protección balística.

 

  Orden y evacuación.

Control total del escenario de amenazas intencionadas, de modo que otros servicios puedan acceder y ocuparse de las amenazas no intencionadas derivadas, incendios o de las víctimas. Facilitar la evacuación de las víctimas hacia los hospitales. Recuperación, apoyo psicológico, técnicas de defusing y debriefing, apoyo y descanso.

Autor: Alejandro Benjamín Verdugo Lucas ..           Técnico en Emergencias Sanitarias

BIBLIOGRAFÍA:

 Mejorando la supervivencia en Incidentes con Tiradores Activos (Active Shooter Events): El Consenso Hartford. Traducción: Juan José Pajuelo https://www.jsomonline.org/TCCCEsp/JSOM%20TECC-TEMS%20Updates%20en

%20Espanol/Consenso%20Hartford%20Mejorando%20la%20supervivencia%20en%20Incidentes

%20con%20Tiradores%20Activos%20Hartford%20Consensus.pdf

WEB: BOER ÉLITE. Protocolo M.A.R.C.H, momento de ponerse los guantes y actuar. Autor: María Arias.

https://boer-elite.com/que-es-el-protocolo-m-a-r-c-h/

BLOG SELFDEFENSE: ¿Qué es el protocolo MARCH en medicina táctica? 15-01-2020 https://selfdefense.mx/blog/2020/01/15/que-es-el-protocolo-march-en-medicina-tactica/

 

Enfermero de Simulación: M.A.R.C.H. 07-12-2020. Autor: Álvaro Trampal. https://enfermerodesimulacion.com/2020/12/07/march/

 

VV.AA. PROTOCOLO IBERO. SEMES Subsecretaria Sanidad Táctica. Madrid 2018 https://www.semes.org/wp-content/uploads/2021/06/protocolo-ibero.pdf

Foto 1 https://espacioarmas.com/asesinos-en-masa-amok-y-lobos-solitarios-hacia-una-categorizacion-de-los-tiradores-activos/

 



6 ago 2022

El papel del Técnico en Emergencias Sanitarias en los casos de Sumisión Química por “pinchazo”. Nuevo riesgos asociados en el ocio nocturno, realidad o bulo.

 Autor: Alejandro Benjamín Verdugo Lucas. 

Técnico en Emergencias Sanitarias.(Málaga)

 Resumen:

La prensa y los medios de comunicación se han llenado de un nuevo método de sumisión química: el “Pinchazo” en el que por medio de una jeringa se inocula una sustancia a la víctima. Las opiniones al respecto son variadas y parece ser que entendidos en el tema ponen en juicio que se pueda realizar sumisión química involuntaria por este método. Sea cierto o no, esto supone un riesgo en el ocio nocturno, que el Técnico en Emergencias Sanitarias debe conocer y actuar, siempre desde el máximo respeto a las victimas que son sus pacientes.

 

Introducción:

 Los Medios de Comunicación y las Redes Sociales se han llenado de casos de posibles “pinchazos” como método de sumisión química.

 

La sumisión química se podría definir como la administración de una sustancia química (droga o medicamento), para que esta persona quede sin voluntad por los efectos de dicha sustancia con un fin delictivo (robo, violación, etc...). En este caso parece ser que la droga se inocularía a la víctima(que suelen ser mujeres jóvenes) por medio de una inyección de forma parenteral.

 

Por otro lado también en los mismos medios, entendidos en el tema (Médicos Forenses, de Urgencias, Enfermeros o Farmacéuticos) señalan que intentar dicha sumisión por este método sería muy difícil, primero porque la dosis necesaria hace muy difícil que esta se pueda administrar de forma involuntaria por esa vía, ya que se necesita un tiempo considerable. Segundo porque aunque el efecto se consigue en corto plazo, el plazo no es tan corto y la víctima puede irse o cambiarse de lugar por lo que podría arruinaría los planes del agresor (como parece que esta pasando) y por último porque parece ser que en ninguna de las victimas se ha encontrado restos de sustancias extrañas o no declaradas por la víctima (aunque esto es posible dado que algunas drogas duran muy poco en el organismo). Aún así se ha podido constatar en Gijón la administración de éxtasis líquido a través del pinchazo, sin que llegara a producirse delito ninguno

 

Fuente Pixabay

Desarrollo:

Sea como fuere, la noticia esta causando bastante alarma social (como no podía ser de otra manera) y no son pocas las noticias o denuncias que se están dando a conocer, y lo que en un principio se concentró en las discotecas de Barcelona, ahora se extiende a todo el ocio nocturno de la península, con casos por toda España. Tanto es así que las investigaciones policiales ya empiezan a apuntar que en algunos casos el “pinchazo” no se habría llevado a cabo por una jeringa y una aguja hipodérmica, sino por cualquier instrumento punzante, con el ánimo de sembrar el pánico, parece ser.

 

Se esté o no inoculando una droga a las victimas y los efectos que cause en la víctima parece ser lo importante del tema. Pero sea como sea no deja de ser igualmente relevante el temor que causa en las posibles victimas, la autosugestión que causa en dichas victimas, y la alarma social y pánico que causa con el posible impacto en los Servicios de Emergencias Médicas.


Los Técnicos en Emergencias Sanitarias, como pilar fundamental de los Sistemas de Emergencias Médicas, no podemos ser indiferentes a lo que está pasando y debemos reconocer los riesgos que toda esta situación esta trayendo, sea cierto o no.

 

Propuesta de actuación:

 En primer lugar debemos seguir investigando y leyendo sobre esta situación, acudiendo siempre a fuentes fiables sin dejarnos llevar por el sensacionalismo del tema y cuando hablemos del tema en nuestro entorno hacerlo con prudencia, sin sensacionalismo y con mentalidad crítica ante la situación. Pues no debemos olvidar que somos personal sanitario y para nuestro entorno podemos ser “expertos” en el tema. Por lo que nuestras palabras pueden tener consecuencias.

 

En segundo lugar, en nuestra actividad profesional podemos ser la ayuda sanitaria que recibe la victima, y esta como todos nuestros pacientes merecen la mejor de nuestras atenciones.

 

Si estamos como T.E.S. de servicio en algún Dispositivo de Riesgo Previsible relacionado con el ocio nocturno para jóvenes (Conciertos, Festivales de música, Fiestas, etc.), participamos en la planificación o diseño de este, o estamos de guardia en una zona de ocio nocturno, deberemos tener en cuenta este riesgo, dada su probabilidad de producirse, además en el peor de los casos podría producirse una situación de pánico que llevara a una estampida o avalancha, que con el conocimiento actual de casos es menos probable, pero muy grave por lo que no deja de ser un riesgo a tener en cuenta.

 

En el plano asistencial quizás no difiere mucho de otras asistencias parecidas, pero conviene tener en cuenta ciertos aspectos a tener en cuenta.

 

Debido a la variedad de sustancias o drogas que se utilizan para la sumisión química en general, y que por inoculación (“pinchazo”) aún no se ha podido identificar la sustancia o sustancias utilizadas, nos podemos encontrar con gran variedad de signos y síntomas. Las sustancias comúnmente utilizadas para la sumisión química suelen ser sedantes o alucinógenos, y entre los signos y síntomas mas frecuentemente encontrados en la víctima están:

- Enrojecimiento, picor o ardor en la zona de punción.

- Somnolencia.

- Dificultad para hablar o expresarse.

- Mareos o vértigos.

- Nauseas y/o vómitos.

- Confusión o desorientación.

- Alteraciones visuales-

- Cefalea y "sensación de resaca"

- Alteraciones de la conducta: desinhibición, agresividad, etc...

- Signos de violencia o agresión: ropa rasgada, arañazos, lesiones.

- Expresiones de tipo: "No se lo que ha pasado..." "Solo recuerdo..." "Ha sido como si me durmiera o me desmayara" "Sllo recuerdo despertarme..." 

La primera conducta que debemos tener en cuenta a la hora de atender a la víctima es procurarle un ambiente tranquilo y de confianza. Debemos proteger su privacidad y permitirle que se exprese con libertad. Nuestro tono de voz debe ser calmado y potenciar la escucha activa, sin quitarle importancia en ningún momento a lo sucedido ni juzgar en ningún momento.


Debemos recordar que haya habido “pinchazo” o no, o algún intento de sumisión química o no, la víctima se va ha encontrar insegura y nerviosa y nosotros debemos prestarle el apoyo que necesita en ese momento, independientemente del protocolo que se active o de la atención sanitaria que se suministre.

 

En estos casos es muy importante el consentimiento informado, de manera que explicaremos a la paciente lo que se le va a hacer y con qué objeto. Tendemos a actuar de forma autómata, sobre todo en la toma de constantes y motorización del paciente, lo cual debemos evitar. Ayuda a crear un clima de confianza que se le explique que se le va ha hacer y por que.

 

Normalmente los signos y síntomas que presenta la paciente no suelen representar un riesgo vital inmediato para la victima. Aún así y para descartar estos, y al no saber como puede interactuar la sustancia administrada al paciente de forma involuntaria, con la que previamente haya consumido de forma voluntaria el paciente, actuaremos con nuestra sistemática habitual de Evaluación Inicial del paciente (normalmente el X-ABCDE o C-ABCDE).

 

En este caso cobra especial importancia la valoración secundaria del paciente, sobre todos en la entrevista con el método SAMPLE o cualquier otra estandarizada, pues los datos que se obtengan de dicha entrevista pueden resultar muy importantes y ahorrar mucho tiempo al Centro Hospitalario de referencia.




Para la exploración de Cabeza a pies de la víctima se realizará, a ser posible en la camilla de la ambulancia encima de una sábana blanca y limpia, para evitar la posible pérdida o contaminación de las muestras. Esta inspección se hará siempre que sea posible y los signos vitales de la paciente y sus traumatismos lo permitan, sin desvestir a la víctima y si se tiene que desvestir siempre encima de dicha sabana dejando la ropa en la sábana, por lo que se ha dicho anteriormente de evitar pérdidas o contaminación de las muestras.

 

Sobra decir que ante cualquier indicio de delito o posible delito habrá que requerir presencia de la Fuerzas y Cuerpos de Seguridad (Policía, Guardia Civil, etc.) si no están ya en el lugar. Recordar que ya solo el “pinchazo” sin la inoculación de una sustancia podría ser constitutivo de delito y por lo tanto de haberse producido se debería avisar a Policía o Guardia Civil lo antes posible.

 

Otra cuestión a tener en cuenta es que como en la mayoría de las ocasiones en nuestro trabajo, el tiempo corre en nuestra contra, en estos casos quizás no sea por la gravedad o inestabilidad de la víctima sino porque la mayoría de las sustancias utilizadas en estos casos tienen una duración en el cuerpo relativamente corta, con una media de entre 6 y 12 horas, pero hay sustancias con duración mucho mas corta de entre 30 minutos y 1 hora. Por lo que debemos intentar establecer lo antes posible cuándo se ha podido realizar la inoculación (hora exacta o al menos aproximada) y nuestro tiempo en el terreno debe ser el mínimo imprescindible.


A nuestra llegada al Hospital y en la transferencia del paciente, como en todos los pacientes, y con más importancia en este tipo de pacientes es importante que dicha transferencia se realice en un lugar que asegure la privacidad del paciente, al igual que es importante informar en el triaje de que se trata de un posible caso de sumisión química, pues la mayoría de Servicios Sanitarios Autonómicos u Hospitales ya tienen un protocolo para estos casos. Es muy importante realizar una transferencia detallada del paciente con la información que hemos podido recoger pues como decía anteriormente será de gran ayuda al centro hospitalario y al esclarecimiento de los hechos. Por todo ello es muy importante rellenar con todo lujo de detalles el informe asistencial y que el centro Hospitalario se quede con una copia que sea legible. Al igual que, si se ha tenido que desvestir a la víctima o no, debemos informar de nuestra actuación al triaje e intentar entregar la sábana que hemos utilizado informándoles de que la hemos utilizado y por qué.

 

Conclusión

Por todo lo dicho anteriormente se puede observar que la labor de los Técnicos en Emergencias Sanitarias en estos casos no sólo es importante sino que puede llegar a ser decisiva, sea cual sea el rol que este esté ocupando en ese momento (SVB, SVA, Dispositivo de Riesgo Previsible, planificación). Todas las acciones descritas, no sólo vienen recogidas en el R.D. 1397/2007 de 29 de octubre como competencias del T.E.S., sino también en nuestro Decálogo de ejercicio Profesional. Pero de todas las acciones a realizar sin duda la que más debe brillar y debe ser el pilar fundamental de la atención es la de Apoyo Psicológico.

 Bibliografía:

 ENERGY CONTROL. “Energy Control plantea dudas sobre la administración de sustancias psicoactivas a través del método del pinchazo con el fin de cometer delitos sexuales” Nota de prensa Barcelona, 2 de agosto de 2022

https://energycontrol.org/energy-control-plantea-dudas-sobre-pinchazo-para-delitos-sexuales/

GROCIN, R. “Sumisión Química (SQ)” Libro Electrónico de Toxicología. Drogas. Servicio Navarro de Salud. Junio de 2018 http://www.navarra.es/home_es/Temas/Portal+de+la+Salud/Profesionales/Documentacion+y+publi caciones/Otras+publicaciones/Libro+electronico+de+Toxicologia/Drogas.htm

 

LÓPEZ HIDALGO, E. “Sumisión química. Guía informativa para adolescentes y jóvenes”. Cuadernos de Medicina Forense. Vol. 24 pag. 23-26 Enero-Junio 2018 https://scielo.isciii.es/pdf/cmf/v24n1-2/2-23.pdf

 

LÓPEZ SANABRIA M, GARCÍA DÍEZ S, LÓPEZ MESA F. “Decálogo del ejercicio de la profesión del técnico en emergencias sanitarias.” Emergencias 2017;29(3): 202-203. https://www.semes.org/wp-content/uploads/2019/08/decalogo-del-ejercicio-de-la-profesion-del- tecnico-en-emergencias-sanitarias.pdf

 

MALDITA.ES “¿Qué sabemos sobre los pinchazos en discotecas y los posibles casos de sumisión química?” Actualizado 29/7/2022 15:44

https://maldita.es/malditobulo/20220729/pinchazos-denuncias-sumision-quimica-agresiones/

 Real Decreto 1397/2007, de 29 de octubre, por el que se establece el título de Técnico en Emergencias Sanitarias y se fijan sus enseñanzas mínimas. Boletín Oficial del Estado. 2007 https://www.boe.es/buscar/doc.php?id=BOE-A-2007-20202


TORRES ALONSO, M. “Sumisión química: manejo en el triaje de Urgencias” Trabajo de Fin de Grado – Enfermería. Universidad Pública de Navarra. Mayo 2019

https://academica- e.unavarra.es/xmlui/bitstream/handle/2454/33390/torres_111502_TFG.pdf;jsessionid=8FA6562BD B3225DE65FBCAB0E1868600?sequence=1

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...